Your address will show here +12 34 56 78
Es una verdadera satisfacción vivir en Coviella. Contemplar su paisaje…y, especialmente los ríos, el Sella recibiendo al Piloña en Arriondas.¡Aún recordamos el impacto que nos causó hace años este fenómeno geográfico que hoy vemos a diario! Con el paso del tiempo hemos aprendido a identificar y a disfrutar de la riqueza ornitológica que atraen estos dos ríos por la abundancia de recursos alimenticios que las aves encuentran en el agua o en la vegetación colindante. Durante un año en paseos de 3-4 km por las orillas del río Sella y del río Piloña hemos observado 40 especies, unas residentes, otras migrantes. El objetivo de estas líneas es aportaros nuestra experiencia y comunicaros la satisfacción que se siente con esta actividad. Sólo tenéis que ir cargados de curiosidad, paciencia…ayudan unos pequeños prismáticos, un cuaderno de notas y es muy útil un libro de aves para poder identificar aquellas que no conocemos por su tamaño, colorido del plumaje, conducta, alimentación o canto. La avifauna que habita en las orillas del río Sella y el Piloña es muy heterogénea, desde rapaces a gorriones. Os vamos a seleccionar alguno de nuestros favoritos: la garza real (ardea cinerea) y garceta común(egretta garzetta), puntualmente llegan a su cita en setiembre y varias parejas permanecen en Arriondas todo el invierno. Su comportamiento es diferente: la garza real, gris, permanece estática a la orilla del río o en un árbol mientras que la garceta, blanca, picotea muy activa en el río durante el día y duerme en los árboles. Observamos varias parejas de ánade real (anas platyrhyncos), residentes todo el año, el macho tan vistoso con la cabeza verde de distintos matices según le de el sol y siempre en pareja con la hembra más parda. También nos encanta ver al mirlo acuático (cinclus cinclus), en zonas de pequeños rápidos con su gran babero blanco, introduciéndose en el agua y caminando por el lecho del río buscando comida. En nuestra opinión el pájaro más espectacular de los que viven en el Sella y el Piloña es el martín pescador(alcedo atthis). Parece una flecha de color turquesa a toda velocidad sobre el río y, posado sobre la ramita de algún arbusto, es una explosión de colores (azul eléctrico, verde naranja, rojo, blanco, negro). Son graciosos los carboneros comunes (parus major) y herrerillos (parus caeroleus), y los bandos de mitos (aegithalos candatus), tan alborotadores, que parecen bolitas de algodón pegados a una larga cola. Son abundantes los pinzones vulgares (fringilla coebels) y los jilgueros (carduelis carduelis) que se alimentan de semillas en grupos. Finalmente,el camachuelo común(Pyrrhula pyrrhula) y el escribano montesino (emberiza cia). El primero luce unos colores sensacionales, rojo intenso en el pecho, negro en la cabeza y cola y gris claro en el dorso. Los escribanos, por su parte, destacan por unas llamativas bandas negras y grises de la cabeza, naranja en el vientre y listas pardas en el dorso. A todos les gusta la tranquilidad del río desde el otoño a la primavera. Unos picotean en la orilla, otros comen insectos al vuelo, unos se ciernen antes de lanzarse en picado al agua, otros comen brotes en los árboles o semillas. Esperamos que disfrutéis de este fantástico entretenimiento y quizá alguno os iniciéis en el apasionante mundo de la ornitología.
0