Uncategorized

Casonas y palacetes indianos en Arriondas

casonas-villajuanita-Arriondas-coviella

Casona “Villa Juanita”

En un día nublado en el que no apetece ir a la playa podemos darnos un paseo por Arriondas, villa conocida por el Descenso Internacional del Sella, pero que guarda un tesoro de arquitectura civil de finales del siglo XIX y comienzos de XX, las casonas y palacetes indianos, levantados con capital de emigrantes que regresaban de Cuba, Puerto Rico y otros países americanos. Lo iniciamos en el puente de entrada a Arriondas desde Cangas de Onís o Ribadesella, donde días antes se dieron cita miles de personas contemplando el Descenso. Hoy solo vemos la tranquilidad con la que las aguas del río Piloña se unen a las del Sella. Desde el puente podremos observar la parte trasera de “La  Casona del Sella”, con galerías acristaladas orientadas al Sella, que  tiene su entrada principal en la plaza del Ayuntamiento.  La fachada es simétrica, con un  mirador  central saliente y sobre el una galería. La puerta principal sobre pilares con estrías  está rematada con una cabeza de leon. Si continuamos por la calle principal encontraremos el “Chalé  de la familia Valle”,deshabitado y bastante descuidado. Esto no será impedimento para que admiremos este palacete de estilo montañés con una torre lateral, balconadas, un amplio alero, porche de entrada y escudo. Seguidamente nos encontramos con “Villa Juanita”, muy cuidada, con una escalinata, porche sobre pilares, balaustrada de piedra, una torre acristalada y una pequeña buhardilla rematada por un frontón. Continuando nuestro recorrido hallamos la Casa  Labra, hoy tienda de muebles. Nos desviamos de la calle principal hacia la vía del tren y nos encontramos “La  Teyeria”, rodeada de una amplia finca  con dos plantas y buhardilla. Tiene una escalera para acceder a la puerta principal y balcones y galerías acristaladas. Un poco  más arriba está “Villa María”, hoy completamente reconstruida aunque conserva parte de la decoración primitiva. Volvemos a la vía principal y allí se levanta la “Casa Miyares” con dos plantas y desván. Los miradores acristaladas sobresalen de la fachada y en la parte posterior también luce una galería acristalada. Ya en el barrio de Castañera, el más próximo al hospital, fijamos nuestra atención en los “Chalés Habana”. Ambos chalés tienen planta baja, primer piso y bajo cubierta con cubierta a tres aguas. Destaca el porche y un mirador sobre pilares. La decoración es muy abundante y en uno de ellos incorpora, además, el azulejo. De características semejantes es el “Chalé de  Severino Pando” aunque sin el gran mirador. Finalmente terminaremos nuestro recorrido por la casona llamada “La Gotera”, casi derruida, en una gran finca, y la “Casona de Santa Rita” construida también a finales del siglo XIX. Con esto finalizamos nuestro paseo por esta Arriondas modernista tan desconocida.